LLAMANOS: 994548099 / RPM #994548099 / RPC 976205506

Los factores mas importantes al contratar una Pagina Web


Hoy en día es imprescindible tener una página web. Ya esta es una verdad prácticamente aceptada por todos. Aunque a muchos esto les parezca algo obvio hasta hace muy poco tiempo el tener una página web en países como el nuestro no era una necesidad sino más bien una moda, se trataba de estar a la par del amigo o el competidor que ya tenía una web.
Pero a pesar que este panorama ha cambiado mucho aun hoy en día existen aun una serie de conceptos erróneos en torno a las páginas web lo que hace que muchas personas y empresas cometan errores muy graves al momento de contratar el desarrollo de su primera página web.

Esto se debe a que muchos no le dan la importancia debida a esta decisión y no realizan el debido planeamiento. El llevar nuestro negocio al Internet requiere de una estrategia, el Internet es un medio complejo y muy rentable pero para tener éxito en él es necesario conocer una serie de factores y para esto lo mejor es contratar a alguien que esté a la altura los requerimientos.

Habría entonces que preguntarnos cuales son los factores principales que debemos tomar en cuenta al momento de contratar a la persona o empresa que desarrolle nuestra página web?

La gran mayoría de personas y empresas priorizan el tema económico a tal punto que la decisión pasa simplemente por elegir a la persona que cobre la tarifa más barata. Esto es un error muy grave que puede convertir en la mayoría de los casos nuestra experiencia en un intento nefasto y hará que tiremos el agua el dinero invertido en el desarrollo de la página web.

En Latinoamérica el desarrollo de páginas web tiene precios muy por debajo de lo que cuestan en los países del primer mundo. Esto se debe entre otros factores al hecho de que existen una gran variedad de páginas web, desde páginas informativas que solo contienen texto e imágenes hasta complejos portales que interactúan con el usuario de muchas maneras pasando por sistemas informáticos que corren en Internet. El gran problema está que para el usuario promedio todas las páginas web son más o menos iguales. Esto aunado con la inexistencia en nuestros países de la carrera profesional de desarrollador web y la existencia de miles de lugares de formación en “diseño web” hace pensar a la gente que cualquiera puede hacer una página web.

La oferta por tanto de desarrollo web tiene una gama de precios muy grande, pues existen personas que ofrecen páginas webs completas por cifras tan ridículas como $100 hasta empresas de desarrollo web que cobran 10 mil dólares por una web medianamente compleja.

Entonces podemos inferir que el precio no es el elemento principal para elegir al proveedor de este tipo de productos aunque si es un buen indicador. Me explico, normalmente todos aceptamos el hecho de que si alguien nos ofrece algo muy bueno a un precio muy bajo lo más probable es que quiera estafarnos, que el producto no sea tan bueno, que tenga algún defecto o que esta persona simplemente no tenga intenciones de entregárnoslo. Pues lo mismo ocurre con las páginas web, si alguien nos ofrece una solución a la medida de nuestros requerimientos por precios que van por los $100, $200, $300 o similares lo más probable es que haya gato encerrado.

En el mercado existen muchas personas que venden gato por liebre. Nos ofrecen una página web a medida que cumpla con nuestros requerimientos y con el soporte técnico adecuado ante cualquier falla o necesidad de modificación y lo que realmente nos venden es una plantilla o un CMS gratuito al cual le han colocado un tema (apariencia) simpático que nos llene los ojos. Esto no tendría nada de malo si primero nos advirtieran que es ese el producto que están vendiendo y segundo si luego de la venta estuvieran disponibles ante cualquier requerimiento pero lo que suele ocurrir es que luego de realizado el pago simplemente dejan de estar disponibles por teléfono, ya no tienen tiempo y nunca los volvemos a ver.
En los años que llevo haciendo esto he oído este tipo de historias una y otra vez. Clientes que llegan a mi luego de la menos una mala experiencia con este tipo de proveedores. O clientes que me piden una cotización, luego me preguntan porque les quiero cobrar tan caro si fulanito les ofrece lo mismo por menos de la mitad de lo que yo solicito. Mi respuesta es siempre la misma, no es lo mismo comprar un traje a medida hecho por un sastre que le hará los arreglos necesarios hasta que el traje le quede pintado que ir a una tienda por departamentos y comprar un traje de barata de los que se hacen en masa y que luego nos quedará como si nos lo hubiera heredado un tío que media 30cm mas que nosotros y pesaba al menos 20 kilos más.

Estos clientes muchas veces optan por otra opción más económica y 6 meses después vuelven luego de que aquella persona les falló, les vendió algo que nunca les funcionó o simplemente desapareció cuando se requirieron hacer cambios al desarrollo inicial.

Que debemos hacer entonces?
Primero que nada la persona o empresa que les ofrezca este tipo de servicios debe demostarles de manera fehaciente que está en la capacidad de hacer lo que ustedes le piden. Para esto basta que les muestre su portafolio de trabajo. Nuestro trabajo habla por nosotros, si dice que puede hacerles una tienda virtual con carrito de compras, administrable, optimizada para Google, que registre ordenes y mil cosas más pues entonces debe mostrarles al menos un trabajo similar que haya realizado para otro cliente.

El portafolio de trabajo y la misma página web del proveedor son elementos suficientes para hacernos una idea clara de que esta persona tiene la capacidad necesaria para llevar adelante nuestro proyecto de manera exitosa.
Otro factor importantísimo es la formación de esta persona. Si su formación se limita a un curso de 3 meses de diseño de páginas web entonces lo más probable es que esta persona no sepa nada más que eso. Hacer una web hoy en día implica mucho más que preocuparse de la apariencia de la página. Si esta persona se vende como un experto en FLASH y les muestra preciosas webs animadas llenas de efectos y les dice que eso es lo que uds. Necesitan entonces les está mintiendo y lo más probable es que se esté mintiendo a si mismo ya que saber FLASH y nada más que FLASH nos convierte hoy en día en un dinosaurio que se resiste a evolucionar o morir. EL desarrollo web moderno requiere que sepamos de diseño, de tendencias, de manejo de color, de programación en al menos un lenguaje de servidor como PHP, de bases de datos, de programación javascript, de JQuery, de optimización para buscadores, de marketing en redes sociales y un largo etcétera. Obviamente ser experto en todas estas áreas es prácticamente imposible pero al menos es necesario tener un conocimiento medio en la mayoría de estas tecnologías y superior en al menos dos de ellas. Si uno no es experto en algunas entonces al menos debe tener a una persona que si lo sea y que participe en el proyecto como consultor o se tercerice dicha tarea.

En el primer mundo el desarrollo web es una tarea de un equipo multidisciplinario. En latinoamerica por lo general una web la realiza una persona o a lo mucho dos o tres. Esto exige que estas personas tengan una gama de conocimientos alta en las tecnologías necesarias.

Es cierto hasta cierto punto que cualquiera puede hacer una página web pero no cualquier puede hacer una página web que venda, que sea ese elemento que lleve a tu empresa a tener una presencia exitosa en Internet, que genere nuevos clientes, nuevos negocios, que gane dinero. Este tipo de página web solo la puede hacer alguien con experiencia y los conocimientos adecuados y un profesional de estas características no te va a cobrar $100 o $200 por el trabajo puesto que un profesional valora su tiempo y su capacidad. Pondrías a tu hijo en las manos de una doctor que te cobre $20 como honorarios para operarlo? De seguro que no lo harías, entonces como puedes poner tu negocio en las manos de alguien que te va a cobrar algo asi?

Según mi opinión siempre es necesaria una reunión personal para poder conocer mejor a la persona que nos ofrece sus servicios. Normalmente bastan unos minutos para darnos cuenta si la persona que tenemos al frente sabe de lo que está hablando o si su único interés es meter la mano en nuestro bolsillo. Si nos ofrece el éxito inmediato, si nos dice que nos colocará en los primero lugares de Google en pocos días, si nos dice que basta que la página sea bonita para que tenga éxito, si no le advierte que la página web es tan solo el primer escalón de una larga escalera que requiere de su participación constante y dedicada para tener éxito, si le promete miles de dólares en venta gracias a su web, si simplemente le dice algo que es muy bello para ser cierto lo más probable es que le este mintiendo. Si en cambio le muestra que conoce de estos temas y tiene además la capacidad para explicárselos con un lenguaje sencillo, si no busca adornarse con palabras técnicas que lo hagan parecer un erudito, si le explica que el tener éxito en Internet es un proceso largo que requiere de esfuerzo y una estrategia adecuada, entonces es muy probable que esta sea la persona adecuada.

Recuerde que ud. no tiene ninguna obligación de saber cómo funciona Internet o como Google posiciona a las páginas web. Esto no lo hace un ignorante y mucho menos lo hace el que pregunte estas cosas. Preguntas de este tipo son un excelente filtro a la hora de contratar un profesional que haga su web.

Asegúrese de que esta persona le brindará un adecuado servicio postventa y no va a desaparecer una vez que le cancele el trabajo. Ud. va a requerir ayuda más adelante, respuestas y obviamente esto tendrá un costo, consulte sobre esos costos y asegúrese de que esta persona está dispuesta a darle ese servicio y si tiene la capacidad para hacerlo.
Espero sus comentarios y que me cuenten de su experiencia, como eligen los clientes en sus países a quien les hará su página web?